Ayer tuvo lugar el primer debate sobre el futuro de la educación en Pontevedra.

Una imagen de la reunión de la Red de Escuelas Unesco.

Estuvieron presentes la comunidad de Aragón, Euskadi, Asturias y nosotros, en representación de Madrid, lo hicimos de manera telemática.

Cada una de las ponencias realizadas, mostraron sus ideas sobre la transformación de la educación y además presentaron todas las buenas prácticas realizadas en sus centros.

Nuestro colegio presentó sus buenas prácticas con el título:

La directora, doña Ángeles de Santiago, el jefe de estudios, Don Jesús de León y la docente Doña María Azor se encargaron de exponer, situar, representar y llegar a cada uno de los oyentes, de manera telemática, ya que la situación no nos permitió estar presentes.

Nuestras buenas prácticas se basaron en un reflejo de cada uno de los trabajos de nuestros estudiantes y mostrar que no fue para nada fácil decidir y actuar en los momentos que se nos presentaron de la noche a la mañana. Sabemos que no ha sido nada fácil, jamás podremos olvidar ese 13 de marzo dónde nos cerraron la puerta, se suspendieron las clases y ninguno imaginábamos que ya no nos volveríamos a ver en nuestro cole, sin más, sin ser conscientes tuvimos que despedirnos sin tener despedida. Así que sacamos la mejor de las opciones construyendo nuestra asamblea en línea, porque un coronavirus, no iba a cortar nuestros vínculos, a pesar de que no es lo mismo. No, no es lo mismo dedicar horas y horas a una pantalla, expresar todo lo que tenemos escondido, de la noche a la mañana se convirtió en una pesadilla, que poco a poco, se ha convertido en historia.

¡Juntos, hemos hecho historia!

Nos decantamos por esta frase, “de lo invisible a lo visible” puesto que ha sido el renacer de muchos de nuestros estudiantes, que siempre estaban en aula, pero por alguna razón no se atrevían a dar el paso para contribuir, para aportar… y el confinamiento los ha transformado, volviendo más humanos, más visibles y reales.

Desde nuestro punto de vista nos estamos reinventando, todos, este confinamiento no es una propuesta ni un listado de intenciones, aquí los docentes tenemos propuestas de acción. Hemos roto los límites y vamos a seguir mirando y experimentando con lo cercano, con lo de siempre y con lo concreto, porque los límites los pones tú.

Presentamos el día de los museos. El tema “Museos por la igualdad: diversidad e inclusión” con el objetivo de reunirnos en esta situación tan excepcional, a través de meet, con el objetivo de considerar diferentes puntos de vista a través de una visita virtual de los diferentes museos. Además teniendo en cuenta el objetivo principal de este día que es convertirse en un punto de encuentro para celebrar la diversidad de perspectivas que conforman las comunidades y el personal de los museos, así como promover herramientas para identificar y superar los prejuicios en los que los museos se encuentran y en las historia que cuentan. 

Tras volver de las vacaciones de Semana Santa, la Dirección del centro decidió darle un vuelco a la metodología y trabajar el Aprendizaje Basado en proyectos, dónde situábamos a los estudiantes en el centro de su aprendizaje gracias al planteamiento motivador en el que entra en juego la creatividad y la colaboración.

Todo el desarrollo de los proyectos creados empezó con una pregunta generadora basada en la búsqueda de información y un ejercicio de pensamiento crítico para su resolución. 

Durante el confinamiento trabajamos dos proyectos interdisciplinares por curso, donde todas las asignaturas estaban coordinadas y alienadas con un único fin. Elegimos temas motivadores y atrayentes para nuestros estudiantes acordes a sus edades y gustos, generamos preguntas de investigación para así desarrollar su autonomía personal, intelectual y moral. Incluimos el desarrollo del trabajo por competencias, con plazos y pautas bien establecidas, una retroalimentación positiva basada en celebraciones y oportunidades y una evaluación por rúbricas.

Lejos queda aquel 11 de marzo en que el colegio amaneció prácticamente vacío y se
nos planteó un reto que nunca hubiéramos imaginado que se prolongaría tanto tiempo.
Un desafío al que hemos sido capaces de responder gracias al esfuerzo del personal
docente y no docente del colegio, de las familias y de nuestros alumnos. Estos dos meses y medio nos han mostrado la madurez del alumnado, la colaboración y el apoyo de las familias y la dedicación de los profesores. El curso ha podido seguir adelante.

Todas las actividades que presentamos han sido llevadas a cabo desde, para y por el corazón. 💚Nuestra educación promueve o intentamos que trabajar siempre desde la EMOCIÓN. En el confinamiento, descubrimos alumnos visibles y además, fuimos conscientes de la importancia de la transferencia a la vida real con emoción. La emoción es toda la energía que nos mueve, que nos llena, que nos hace estar vivos y despierta algo en nuestro cerebro haga click. Aquello que nos emociona, hace que creen vínculos asociados a la construcción de aprendizajes. Estos aprendizajes forman ideas y a su vez pensamientos, razonamientos, ir siempre más allá… ¿y qué quiero decir con esto?
Quiero transmitiros que no hay pensamiento, razonamiento ni reflexión si no hay emoción que lo alimente.

Gracias a todos, una vez más, por haberlo hecho posible.

https://www.farodevigo.es/portada-pontevedra/2020/10/04/educacion-transformadora/2349064.html

Menú